Perdón

León Felipe

Después de escribir este poema y pocos días antes de fallecer, León Felipe se convirtió al catolicismo. Aprovechó estos versos para arrepentirse del mal que a mucha gente había ocasionado, puede que en la mayoría de los casos, la ofensa no hubiese existido fuera de su pensamiento.
Si perdonamos, nos convertimos en otras personas, mejores, magnánimas, nobles, dignas, magníficas, generosas. Ese perdón lo pedimos a los que hayamos podido ofender. Lo otorgamos a los que nos hayan ofendido y nos perdonamos a nosotros mismos con nuestro arrepentimiento.

Reproducir el vídeo del Poema

Soy ya tan viejo
y se ha muerto tanta gente a la que yo he ofendido
y ya no puedo encontrarla
para pedirle perdón.
Ya no puedo hacer otra cosa
que arrodillarme ante el primer mendigo
y besarle la mano.
Yo no he sido bueno…
quisiera haber sido mejor.

Estoy hecho de un barro
que no está bien cocido todavía.
¡Tenía que pedir perdón a tanta gente…!
Pero todos se han muerto.
¿A quién le pido perdón ya?
¿A ese mendigo?
¿No hay nadie más en España…
en el mundo,
a quien yo deba pedirle perdón?…

Voy perdiendo la memoria
y olvidando todas las palabras…
Ya no recuerdo bien…
Voy olvidando… olvidando… olvidando…
pero quiero que la última palabra,
la última palabra, pegadiza y terca,
que recuerde al morir
sea ésta: Perdón

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y su conformidad con nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies