La niña de Guatemala

José Martí

Se enamoró de María Granados, pero no pudo corresponder al amor de ella por estar comprometido para casarse, algo que no le ocultó en ningún momento.
Si María murió de tristeza por su amor fallido, por su frágil salud o quizás, y probablemente, por la conjunción de ambas circunstancias no lo podremos saber nunca con seguridad.
Lo que sí sabemos es que Martí fue desgraciado en su matrimonio y se arrepintió de haber sacrificado por la que fue su esposa el hermosísimo amor que había surgido entre “la niña de Guatemala” y él.

Reproducir el vídeo del Poema

Quiero, a la sombra de un ala,
contar este cuento en flor:
la niña de Guatemala,
la que se murió de amor.
Eran de lirios los ramos,
y las orlas de reseda
y de jazmín; la enterramos
en una caja de seda.
… Ella dio al desmemoriado
una almohadilla de olor:
él volvió, volvió casado:
ella se murió de amor.
Iban cargándola en andas
obispos y embajadores:
detrás iba el pueblo en tandas,
todo cargado de flores.
…Ella, Por volverlo a ver,
salió a verlo al mirador;
él volvió con su mujer,
ella se murió de amor.
Como de bronce candente
al beso de despedida
era su frente ¡la frente
que más he amado en la vida!
…Se entró de tarde en el río,
la sacó muerta el doctor;
dicen que murió de frío,
yo sé que murió de amor.
Allí, en la bóveda helada,
la pusieron en dos bancos:
besé su mano afilada,
besé sus zapatos blancos.
Callado, al oscurecer,
me llamó el enterrador:
¡nunca más he vuelto a ver
a la que murió de amor!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y su conformidad con nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies